El Programa Bracero en Estados Unidos

Bracero Program/Los Angeles Times-wikicommons

A partir de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, en 1941, las granjas estadounidenses quedaron desatendidas al alistarse sus trabajadores a filas mientras dejaban al  gobierno  de su país con el problema de encontrar una solución a la escasez de mano de obra.

Esta situación llevó al gobierno de los Estados Unidos a proponer a su homólogo mexicano la puesta en marcha de un Programa de Mano de Obra de Reemplazo Agrícola (Farm Labour Supply Program -MFLSP), popularmente conocido como el Programa Bracero.

La Entrada en Vigor del Programa Bracero entre Estados Unidos y México

El Programa Bracero sería inaugurado en 1942 y a través del mismo los Estados Unidos paliarían a su problema de falta de mano de obra en el sector agrícola.

Mientras, México vio en el programa la oportunidad de ejercer un cierto control sobre la emigración ilegal hacia el país vecino ya que, el Programa haría posible la obtención de visados y la legalización de miles de mexicanos ya residentes en los Estados Unidos.

El gobierno de México también encontró en el programa el modo de proteger, hasta cierto punto, los derechos de los trabajadores mexicanos en Estados Unidos. En este sentido el gobierno mexicano, no fiándose de las prácticas de los negocios privados estadounidenses, presentó varias condiciones a su homólogo. Los mexicanos exigieron que fuera el gobierno de Estados Unidos quien jugará el papel de agencia de empleo y fuera responsable de proteger los derechos de los trabajadores mexicanos contra posibles irregularidades cometidas por las empresas. El gobierno estadounidense accedió aunque cinco años después, en 1947, presionado por las empresas de su país y a pesar de las quejas llegadas desde México, permitió que éstas emplearan a los braceros directamente.

México también puso requisitos sobre el salario y las condiciones de vida de los trabajadores teniendo el gobierno estadounidense que garantizar un salario mínimo, un mínimo de horas de trabajo y condiciones de vida decentes.

Las Irregularidades del Programa y la Aparición de las Primeras Críticas en Estados Unidos

A pesar del intento de proteccionismo por parte de México, las irregularidades pronto surgieron cuando la mayoría de los braceros no recibieron el salario mínimo prometido de antemano mientras que le eran asignados alojamientos con condiciones de vida casi inhumanas y debían pagar impuestos superiores a lo previamente estipulado. Es más, el Programa Bracero estaba originalmente enfocado hacia trabajo agrícola pero muchos de los trabajadores terminarían cumpliendo laborales en distintos sectores como los miles de braceros que fueron destinados a trabajos de vías férreas.

Otra irregularidad cometida a través del programa fue que muchas de las esposas de los trabajadores eran empleadas por empresas estadounidenses de manera ilegal y a cambio de sueldos miserables, aunque el Programa estaba dirigido solamente a hombres.

A estas condiciones se le sumaba la discriminación racial ya existente anteriormente a la entrada en vigor del programa. Aunque algunas medidas legales fueron tomadas al respecto, como la aprobación en 1943 de la Resolución de la Raza Caucásica en el Estado de Texas que prohibía expresamente la discriminación contra los mexicanos, los sentimientos xenófobos en ese estado eran tan acentuados que forzaron al gobierno mexicano a prohibir el envío de braceros a Texas en el otoño de ese mismo año.

Sin embargo, esta medida no resultó muy efectiva ya que las granjas tejanas continuarían empleando a trabajadores mexicanos de forma ilegal y en peores condiciones que bajo las garantizadas por el Programa Bracero lo que llevaría al gobierno mexicano a levantar la prohibición sólo cuatro años después de haberla aprobado.

La Extensión del Acuerdo entre México y Estados Unidos

Aunque el Programa Bracero debía finalizar en 1947, la entrada de los Estados Unidos en la Guerra de Corea (1950-1953) volvió a causar una escasez de mano de obra en los campos estadounidenses y con ello incremento la demanda de trabajadores mexicanos.

Mientras, numerosas empresas agrícolas y ganadoras estadounidenses ejercieron una considerable presión política argumentando que sus nacionales no deseaban trabajar los campos y que el abandono del Programa Bracero causaría cuantiosas pérdidas al sector y avivaría la entrada y contratación de inmigrantes ilegales.

El Declive del Programa Bracero en Estados Unidos

En la década de los sesenta, los argumentos en contra del Programa Bracero eran numerosos y provenían de diferentes sectores de la sociedad, desde congresistas estadounidenses hasta asociaciones mexicanas en Estados Unidos quienes sacaban a la luz pública las consecuencias negativas de dicho programa sobre la economía estadounidense.

Los críticos del programa argumentaban que la contratación de mano de obra mexicana hacía que los salarios en el Sur Oeste del país, donde se concentraban la mayoría de los Braceros, se rebajaran alarmantemente. Este hecho favorecía la aparición de una economía sumergida y de masivos movimientos de mexicanos legales hacia las ciudades, especialmente hacia poblaciones en California, en busca de un mejor salario y nivel de vida.

A esto se le sumaba el aumento incontrolado de nacionales de México que cruzaban la frontera de forma ilegal ya que el número de trabajadores que solicitaban plaza en el programa era muy superior al número de puestos ofertados lo que hacía que aquellos que se quedaban fuera, decidieran buscar vías alternativas de entrada al país vecino.

Finalmente, el entonces Presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, se unió a las ya numerosas voces en contra del programa y en diciembre de 1964 el Programa Bracero, a través del cual más de 4 millones y medio de mexicanos habían vivido y trabajado en Estados Unidos, llegaba a su fin.






Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*

Current month ye@r day *